“Dios sometió todas las cosas al dominio de Cristo y lo dió como cabeza de todo a la iglesia. Ésta, que es su cuerpo, es la plenitud de aquel que lo llena todo por completo”. (Efesios 1:22-23 NVI). Entender esto es clave: ”Cristo existía antes de todas las cosas. Por medio de él, todo se mantiene en orden y él gobierna a su iglesia y le da vida. Él es la cabeza y la iglesia es su cuerpo. Cristo es el principio de todas las cosas. Por eso él fue el primero en resucitar, para que ocupe el primer lugar en todo. Y en él se encuentra todo el poder divino. Por medio de Cristo, Dios hizo que todo el universo volviera a estar en paz con él. Y esto lo hizo posible por medio de la muerte de su Hijo en la cruz”. (Colosenses 1:17-20 TLA). Somos una generación llamada a manifestar a Cristo en todo. Te animamos a unirte en adoración, rindiendo todo lo que somos, lo que tenemos y lo que representamos a los pies del único Señor de todo: Cristo Jesús.

Discipularte Expansión

 ( Pronto mas información  de la escuela y material de lo impartido esos días)